Meditación con Velas

Meditar en casa con velas

El fuego tiene un efecto tranquilizador e hipnotizante que no encontrarás en ningún otro elemento.

Por eso no puede faltar algunas velas en tus rutinas de meditación.

Beneficios de meditar con una vela

Una de mis meditaciones favoritas es la de Gourishankar de Osho. Tiene 4 fases y la segunda de ellas consiste en mirar fijamente (sin parpadear aguantando lo que se pueda) la llama de una vela que se encuentre a una distancia aproximada de dos metros y en lo posible a la altura de los ojos. Las experiencias que pueden vivenciarse con ésta meditación son tan variadas como en ocasiones sorprendentes y en mi opinión estarán relacionadas con lo conectado que se encuentre el practicante con su propia intuición y con lo abierto o bloqueado que esté su tercer ojo.

Hay diferentes meditaciones que utilizan una vela y son similares a ésta y mi única recomendación es la que dijo Osho que no olvidemos hacer; es que no es conveniente que nadie que tenga epilepsia o trastornos neurológicos la practique debido a la foto sensibilidad entre otras cosas.

Bien, como siempre digo el realizar una meditación de forma esporádica te aportará como primer efecto una sensación de armonía o relajación; lo cual no quiere decir que para llegar a ese estado previamente se haya entrado en algún tipo de proceso angustiante o no deseado, aunque con esta meditación por lo general no ocurre. Luego, como decía antes las experiencias son muy personales e incluso  puede ser que tampoco se sienta o vea nada en especial, lo que no quiere decir que no se haya realizado de forma correcta. Cuando la meditación de la vela se vuelve una práctica frecuente, entonces puedes encontrarte con estos efectos…

Esta meditación mejora la concentración

El poder de concentración y estado de alerta mental del practicante mejoran considerablemente cuando se realiza esta meditación cada día. El motivo es simple, la llama de la vela puede provocar  distracciones pero a medida que se practica se consigue estar más presente observándola y esto redunda en nuestro cuerpo físico y sistema cognitivo.

Meditar con vela Mejora la vista

Hay personas que prácticamente no lloran nunca; esto no es natural, pero ocurre y a la vez favorece la suciedad y la obstrucción en la superficie del ojo. Gracias a la concentración que mantienen los ojos al observar la llama de la vela sin parpadear, las lágrimas comienzan a fluir limpiando las glándulas lagrimales. También  fortalece los músculos del ojo y los nervios ópticos.

Meditar mejora fuerza de voluntad

Con la práctica regular de esta meditación el cerebro se vuelve más alerta y equilibrado, lo que contribuye a que se eleve tu motivación mejorando la propia fuerza de voluntad.

Mejorar el  insomnio

Si tienes problemas para dormir cada noche, no hace falta que mires la llama de una vela durante una hora; pero, si acostumbras a hacerlo al menos 20 minutos cada noche antes de irte a la cama todo el sistema nervioso se relajará favoreciendo la experiencia de conciliar un sueño reparador y profundo.

Despiertas tu clarividencia e intuición

Se desarrolla un sexto sentido agudo, la  capacidad de prever las cosas y los acontecimientos gracias a que la glándula pineal se activa y hace que el tercer ojo se abra o desbloquee en caso de que estuviera obstruido. Quienes han trabajado de forma continua con esta meditación han conseguido en poco tiempo ver el aura de las cosas y personas.

Es una meditación más que interesante y como ves con múltiples beneficios; es recomendable hacerla a primera hora de la mañana antes de que salga el sol o bien a última hora de la tarde y por supuesto, siempre que puedas hazla en grupo ya que la energía se amplifica y las experiencias que a veces ocurren y luego se comparten nos enriquecen a todos y son maravillosas.

Además de Velas para meditar, en nuestra tienda tenemos:

Cuencos tibetanos